Mitos y realidades del abuso sexual infantil

Publicado el:
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Existen ciertos mitos alrededor de la violencia sexual infantil que contribuyen a ocultar esta problemática y tienden a confundir mucho más a madres, padres, cuidadores, niños, niñas y adolescentes. Esta desinformación nos lleva a que el abuso sexual infantil sea ignorado y evadido.  
 
Fundación PAS nos comparte algunos de los mitos y realidades más frecuentes:  

MITO 1: 
La persona que abusa sexualmente de un niño/niña es generalmente un extraño. 

FALSO. Estamos acostumbrados a cuidar y decirles a nuestros hijos que se cuiden de los extraños; pero en el caso del abuso sexual, según todas las estadísticas nacionales e internacionales se confirma que la mayoría de los abusadores son familiares o personas cercanas y de confianza. 

MITO 2:  
Siempre que una niña(o) es víctima de abuso sexual presenta señales de trauma físico (moretones, sangre, etc.).   

FALSO. En general, un alto porcentaje de niños y niñas que viven abuso sexual, no fueron víctimas de violencia física. 

MITO 3: 
Muchas(os) niñas y niños inventan historias en las que relatan haber sido abusados sexualmente. 

FALSO. Los niños y las niñas no tienen los elementos cognitivos (conocimientos) y emocionales para inventar un hecho de esta naturaleza. Lo primero es creer en ellos, después averiguar. 

MITO 4: 
Si las(os) niñas y niños dijeran desde el principio lo que está ocurriendo, se evitarían muchos males mayores. 

FALSO. Desgraciadamente no siempre puede ser así, por la confusión que vive el infante durante el abuso sexual, además muchas veces no tienen ni el vocabulario ni la confianza para decirlo. 

MITO 5: 
Muchas(os) niñas(os) después de haber señalado una situación de abuso sexual cambian su historia y niegan el hecho. Esto demuestra que mentían. 

FALSO. Realmente esto sucede poco. Pero cuando sucede es que se ha culpado al niño o niña y se genera la creencia que la familia se puede fracturar por su causa. La pérdida de memoria puede ser producto del trauma vivido 

MITO 6: 
La mejor manera de corroborar un caso de abuso sexual de un(a) menor es mediante un buen examen médico. 

FALSO. Por un lado, como se ha afirmado antes, al no haber violencia física durante el Abuso, no habrá signos visibles en el cuerpo; por otro lado los profesionales de la salud, al no estar suficientemente sensibilizados, en general pasan por alto este problema. 

MITO 7: 
Las niñas especialmente pre-púberes, púberes y adolescentes, son seductoras y provocan el abuso sexual. 

FALSO. Aun cuando una niña se considerará seductora, la responsabilidad es del/ la adulto/a. 

MITO 8:  
Sólo las niñas son vulnerables al abuso sexual. 

FALSO. Ya hemos presentado las estadísticas. Los niños también son víctimas de abuso sexual infantil 

MITO 9: 
Los niños víctimas de abuso sexual serán homosexuales. 

FALSO. Primero, no todos los homosexuales han vivido abuso sexual, y no todos los que han vivido abuso sexual son homosexuales. Segundo, la homosexualidad no es una consecuencia del abuso sexual, sino que ésta es producto de otros factores genéticos, familiares y sociales no necesariamente patológicos (enfermedad). Tercero, en caso de homosexuales que han vivido abuso sexual, refieren a otra serie de circunstancias que explican su orientación sexual e identidad de género. 

MITO 10:  
Un niño o niña abusados sexualmente serán agresores sexuales en el futuro. 

FALSO. Se presenta con cierta frecuencia que adolescentes que fueron abusados en la niñez, abusen de infantes, pero no se puede afirmar de manera contundente. Es muy importante el diagnóstico temprano y el tratamiento para evitar este hecho y romper la cadena. 

MITO 11: 
Un abuso sexual sufrido en la infancia jamás podrá ser superado. 

FALSO. Con el tratamiento y seguimiento preciso de profesionistas capacitados, en un alto porcentaje será superado. 

MITO 12: 
El abusador sexual nunca se podrá rehabilitar. 

FALSO. Las estadísticas en el mundo afirman que es muy difícil de superar, pero no imposible, se requiere proponer y aplicar estrategias de tratamiento actuales. 

MITO 13: 
La persona que agrede o abusa sexualmente de un infante, es un enfermo mental. 

FALSO. En la mayoría de los casos la persona que comete un abuso sexual es un adolescente o adulto, funcional y en aparente buen estado de salud, como cualquier persona. 

MITO 14: 
Sólo los niños y las niñas son vulnerables al abuso sexual. 

FALSO. Todos los grupos etáreos (infancia, adolescencia, adultez y vejez), pueden ser vulnerables al abuso sexual, al acoso y a la violencia sexual  

Te invitamos a consultar y descargar el Manual de Prevención de Abuso Sexual Infantil para madres y padres de familia compartido por Fundación PAS    

Ayúdanos a prevenir la violencia infantil, comparte este artículo.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email