¿Cómo ayudar a una víctima de violencia familiar?

Publicado el:
Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Nueve consejos para ayudar a alguien en esta situación vulnerable:

  1. Dedícale tiempo

Si decides acercarte a una víctima de violencia, hazlo durante un momento de calma. Involucrarte cuando los ánimos estén muy agitados puede poner a esa persona en peligro. Asegúrate de reservar tiempo en caso de que la víctima decida abrirse. Si la persona decide revelar años de miedo y frustración acumulados no puedes finalizar la conversación porque tienes otro compromiso.

  1. Inicia una conversación

Puedes mencionar el tema de la violencia familiar diciendo “Estoy preocupado por ti porque …” o “Estoy preocupado por tu seguridad …” o “He notado algunos cambios que me preocupan …” Tal vez has visto a la persona usando ropa para cubrir moretones o notado que de repente se ha vuelto inusualmente callada(o) y retraída(o). Ambos pueden ser signos de violencia.

Hazle saber a esa persona que serás discreto sobre cualquier información. No intentes forzar a la persona a abrirse; deja que la conversación se desarrolle a un ritmo cómodo.Tómalo con calma. Es importante hacerle saber que estás disponible y que le comprendes.

  1. Escucha sin juzgar

Si la persona decide hablar, escucha su historia sin juzgarla, ofrécele consejos o sugiere soluciones. Lo más probable es que si escuchas activamente, la persona te diga exactamente lo que necesita. Solo dale la oportunidad de hablar.

Puedes hacer preguntas aclaratorias pero, principalmente, deja que la persona exprese sus sentimientos y miedos. Puedes ser la primera persona en la que la víctima ha confiado.

  1. Aprende las señales de advertencia

Muchas personas intentan encubrir la violencia por diversas razones, conocer las señales de advertencia es muy importante para poder ayudarlas:

Signos físicos

  • Ojos morados
  • Labios rotos
  • Marcas rojas o moradas en el cuello
  • Moretones en los brazos

Signos emocionales

  • Baja autoestima
  • Se disculpa demasiado
  • Temerosa(o)
  • Cambios en los patrones de sueño o alimentación
  • Ansiosa(o) o nerviosa(o)
  • Abuso de sustancias
  • Síntomas de depresión
  • Pérdida de interés en actividades y pasatiempos que antes disfrutaba
  • Hablar de suicidio

Señales de comportamiento

  • Volverse retraída(o) o distante
  • Cancelar citas o reuniones en el último minuto
  • Llegar tarde a menudo
  • Privacidad excesiva con respecto a su vida personal
  • Aislarse de amigos y familiares

 

  1. Cree a la víctima

Debido a que la violencia familiar tiene más que ver con el control que con la ira, a menudo la víctima es la única que ve el lado oscuro del perpetrador. Muchas veces, la gente se sorprenden al saber que una persona que conocen podría cometer actos de violencia. En consecuencia, las víctimas a menudo sienten que nadie les creería si contaran sobre la violencia que viven. Cree la historia de la víctima y díselo. Para una víctima, tener a alguien que sepa la verdad puede brindarle una sensación de esperanza y alivio.

Di a la víctima:

  • Te creo
  • Esto no es tu culpa
  • No te mereces esto
  1. Validar los sentimientos de la víctima

No es inusual que las víctimas expresen sentimientos contradictorios sobre su pareja y su situación. Estos sentimientos pueden variar entre:

  • Culpa y enojo
  • Esperanza y desesperación
  • Amor y miedo

Si deseas ayudar, es importante que valides sus sentimientos haciéndole saber que tener estos pensamientos conflictivos es normal. Pero también es importante que confirmes que la violencia no está bien y que no es normal vivir con miedo a ser atacado físicamente. Es posible que algunas víctimas no se den cuenta de que su situación es anormal porque no tienen otros modelos de relaciones y se han acostumbrado gradualmente al ciclo de violencia. Díle a la víctima que la violencia no es parte de las relaciones saludables. Sin juzgar, hazle saber que su situación es peligrosa y que te preocupas por su seguridad.

  1. Ofrece ayuda y soporte

Ayuda a la víctima a encontrar apoyo y recursos. Busca números de teléfono para refugios, servicios sociales, policía, abogados, consejeros o grupos de apoyo. También puedes ayudarle a obtener información sobre cualquier ley relacionada con órdenes de protección/órdenes de restricción e información de custodia de menores.

Si la víctima te pide que hagas algo específico y estás está dispuesta(o) a hacerlo, no dudes en ayudar. Si no puedes hacerlo, intenta encontrar otras formas de satisfacer la necesidad. Identifica sus fortalezas para que encuentre la motivación para ayudarse a si misma(o).

Lo importante es hacerle saber que estás allí, disponible en cualquier momento. Hazle saber la mejor manera de comunicarse contigo si necesita ayuda.

  1. Ayuda para hacer un plan de seguridad o escape

Ayuda a la víctima a crear un plan de seguridad que pueda ponerse en práctica si la violencia ocurre nuevamente o si decide abandonar su domicilio. Hacer un plan puede ayudar a visualizar qué pasos son necesarios y prepararse psicológicamente para hacerlo.

Ayuda a la víctima a pensar en cada paso del plan de seguridad, sopesando los riesgos y beneficios de cada opción y las formas de reducir los riesgos.

Asegúrense de incluir lo siguiente en el plan de seguridad:

  • Un lugar seguro para ir en caso de emergencia, o si decide salir de casa
  • Una excusa preparada para irse si se siente amenazada(o)
  • Una palabra clave para alertar a familiares o amigos de que necesita ayuda
  • Una “bolsa de escape” con dinero en efectivo, documentos importantes (acta de nacimiento, identificación oficial, etc.), llaves, artículos de tocador y una muda de ropa a la que se pueda acceder fácilmente en una situación de crisis.
  • Una lista de contactos de emergencia, incluidos familiares o amigos de confianza, refugios locales y línea telefónica de violencia familiar.
  1. Qué no hacer o decir a una víctima de violencia familiar

Aunque no hay una forma correcta o incorrecta de ayudar a una víctima de violencia familiar, debe evitar hacer algo que empeore la situación. Aquí hay algunos cosas que los expertos sugieren evitar:

  • Golpear al abusador.
  • Culpar a la víctima. Eso es lo que hace el abusador.
  • Subestimar el peligro potencial para la víctima y para ti mismo.
  • Prometer cualquier ayuda que no puedas proporcionar.
  • Dar apoyo condicional.
  • Hacer cualquier cosa que pueda provocar al abusador.
  • Presionar a la víctima.
  • Si la víctima no está dispuesta(o) a abrirse al principio, se paciente.
  • Hacer cualquier cosa que haga la situación más difícil para la víctima.

Fuente:  Verywell Mind

Para ver el documento original: https://www.verywellmind.com/how-to-help-a-victim-of-domestic-violence-66533

Ayúdanos a prevenir la violencia infantil, comparte este artículo.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email